IDEA DE MARCA

PIENSO, LUEGO YOIGO.

¿Qué es lo que diferencia a los clientes de Yoigo de los clientes de otras marcas? Por encima de todo, una sola cosa: que piensan.

En Yoigo invitan a su clientes a pensar, a que no sean como el resto, y que vayan más allá.

Una nube de ideas. Un pensamiento

Para este proyecto nos apoderamos del mundo del pensamiento y el cerebro como forma.

Damos forma al pensamiento y al famoso Claim “Pineso, luego Yoigo” a través de una gran masa de nubes, lo etéreo lo convertimos en tangible.

A través de lo tangible dotamos a las tiendas de elementos únicos y distintivos.

Nuestro querido logotipo Yoigo se reduce en tamaño, deja de ser un reclamo visual que indicaba “AQUÍ ESTOY” (externo, de gran dimensión) para pasar a formar parte de la estructura intrínseca del local, es una estructura que se talla y crea su forma, una pieza única que se configura como el pilar fundamental del espacio, ahora “SOY” , soy pensamiento hecho realidad, soy contenido y no continente.

Un mundo lleno de color

Abandonamos el negro de las tiendas actuales para abrirnos a la gama de blancos y grises. Los blancos para reforzar los valores de claridad y transparencia. La materia gris, el cerebro.

El blanco y gris serán la base que permitirán destacar nuestra gama de intensos colores a través de la iluminación.

EN YOIGO NOS GUSTAN TODOS LOS COLORES Y SOMOS DE TODOS LOS COLORES

Materiales y texturas.

Elementos estructurales vistos.

Paredes texturadas, inacabadas, que den pie a crear.

Materiales que refuerzan la transparencia, SOMOS LO QUE VES.

Hierro, madera y hormigón para transmitir los valores de nuestra personalidad: fuerza, valentía, vigor, dinamismo.

Antes de hablar también hay que pensar. Yoigo, una marca bien pensada.